jueves, 30 de abril de 2009

Ya me di cuenta que a mi no me hacen daño los lunes ni los domingos de flojera cuando no tengo nada qué hacer y siempre mucho por soñar...

lo mio lo mio lo mio para la tristeza son los jueves, cuando despues de ocho horas encerrada en la oficina, y una hora de telefonista se apagan las luces del estudio de televisión en un programa al que no pertenezco ni me interesa ... quizá ese sea mi momento más patético.

Me duele la cabeza... espero que no sea influenza...

1 comentario:

Rodion Romanov Rashkolnikov dijo...

Éjeles... Sí le interesa.

Ya, Katarina, aviéntese!