viernes, 10 de abril de 2009

En Rosa y Amarillo Pollito!!! (el contexto)

No no no no no esto sí está para postearse!!!

(Soundtrack de fondo balazos a escazas cuadras de mi casa)

En fin, ahora sí me han tupido duro al hocico y sin protección alguna:

Entre Mr. Vox que se sacó LA FRASE el día de su cumpleaños mientras fanfarroneaba con cierto amigo "si no es por ofender a mi Erikita, pero cielo, ustedes siempre fueron bien ñoñas" (ejem, ejem obvio nunca te lo voy a perdonar) y que un tal Dante Alejandro me insinuó banal bueh... de ahí que una no pueda tener la autoestima como quisiera eeeeeeeh

O quizá sí la tengo, pero me rio de las impresiones que el mundo tiene de nosotr@s

"Cuando te conocí te me hiciste super matada y nerd" Tuve que acostumbrarme a la frasesita en toda mi etapa escolar. TODA. En realidad nunca fui de las niñas adoradas en la primaria, más bien era gordita, morenita y re miedosa. Nunca estuve entre las que invitaban a comer a las casas ni mi mamá me dejaba ir a las piyamadas. Me quejo? Sí Pero eso me ayudó a ver la vida "diferente" y a estar conmigo. No me asusta la soledad y en realidad puedo caminar por las calles analizando lo que sucede a mi alrededor lo cual me divierte mucho, suelo crear innumerables historias.

En la secundaria lo mismo: amorfa, de lentes, brakets y mega despeinada. Además de seguir siendo la morenita y rara. Ahí si, confieso, odié la secundaria. Y bueno, cabe decir que mis padres siempre me enseñaron a ser "niña bien" es decir? Salí cuanto quise pero tenía hora de llegada, conocieron a tod@s mis amig@s, intentos de novios y allegad@s, nunca tuvieron reproches mios ni berrinches ni "locuras" como escaparme de mi casa ni nada de eso, yo creo que era el miedo, no hacia ellos sino hacia el mundo.

Entrenaba Tae Kwon Do lo cual me hizo más rara socialmente pero forjó mi caracter. Además creo que nunca he tenido empacho en decir lo que siento, ni bueno ni malo. Si digo Te Quiero es porque así lo es, si dejo de hablar es porque necesito mi espacio y si contesto de malas es porque lo estoy, así de simple.

En la prepa me apodaron Bicho ¿es necesario explicar más? Aunque si soy sincera, ha sido una de las etapas más felices de mi vida.

En la carrera ya todo mundo anduvo por su lado, mi mundo social no fue problema, siempre me señalaron como la niña sonriente, o la Bicho otra vez. Durante los primeros años tuve dos amigas inseparables: Mi Monsesesese y D., a mediados se agregó Rabanito y al final mi adorada Galleta. Pero ya tenía el cayo antisocial. Y ESO NO IMPLICA QUE NO ME DIVIRTIERA, pero no, tampoco caía de borracha en cualquier fiesta, ni me quité la blusa, ni abrazaba y besaba a todo el mundo mientras les decía que son "mis mejores amigos" (iug, asquito). Fui a muchas fiestas, organicé otras (muy VIP) y hasta... ok recuerdos de tiempos mozos.

Locuras en mi vida? Muchas. Momentos? Para eso tengo un blog y escribo en un periódico estatal, para contar todo y no volverme loca. Soy polifacética, maniaco depresiva y sumamente adaptable. Soy como el gato de Alicia, cambio de color conforme se me da la gana o cambie el paisaje. Diría Leija: no me entiendas, quiéreme. Esa soy yo

Hace casi un año tuve a bien de alejarme del escenario de las letras michoacanas ¿Cómo? Saliendo a dar la cara. Presenté en un Encuentro de Letras mi columna, que se llama Paréntesis, después de casi 2 años de escribir sin que la notaran. Le dije a todos quien era, llevé mi mejor porra y hasta convencí al Sr. Guerra que la presentara por mi. Todo con el fin de mostrarles que me burlaba del mundo seudointelectual en que se mueven muchos morelianos (tan grisesitos, empolvaditos y rastuditos ellos). Llegué guapísima y me fui igual. Por la puerta grande de vestido rosa con tacones amarillos.

La (y me) mostré como es, sin máscaras: un paréntesis para la cotidianidad. Hablé como media hora, me aplaudieron como solo mi gente sabe (daaa era mi porra) y nos salimos a brindar con limonada, chelas y cerezas.

De repente hoy me encuentro una crítica que me hizo reír pero, debo confesarlo, también me enfrentó con la imagen en el espejo. Veo con sorpresa que hace tiempo no escribía tanto. Veo que soy ególatra y que también estaré dándole vueltas al asunto durante días, semanas tal vez. En fin...

Dante, no tengo el gusto de conocerte. Veo que tu sí, o mejor dicho, tienes el enorme gusto de conocer una de mis personalidades. Quizá la más oculta, la que sale cuando hay que defenderse. Pero como dijo Nahui Ollín: "No podría privar al mundo de mi imagen"

(Por cierto, eres cute, aunque si te quitaras los lentes y te sacudieras un poco tal vez los colores brillantes no te deslumbrarían tanto, acostúmbrate a la luz)

1 comentario:

Latamoderna dijo...

Ouch... sí, hemos estado pensando en lo mismo. Es inevitable sentirnos mal cuando critican nuestro trabajo.

Pero después de los 30 te va valiendo gorro cada vez más. Créeme.

:)

Esperanza...