martes, 28 de abril de 2009

en Morelia....

Aquí la gente o es muy confiada o es muy apática. Ambas quizá.

La semana pasada cuando todavía había cierta calma, pensamos que tal vez sería bueno traernos a la lechus (mi abuela) para Morelia, luego, cuando suspendieron clases en el DF, también pensamos en mis tías. Mr. Vox y yo emprenderíamos la operación rescate el domingo en la madrugada y regresaríamos en la tarde.

Como en Morelia no había nada, decidimos comprar cubrebocas "por si acaso", además ir al DF ya sería toda una hazaña. Nada. Nos dijeron que estaban agotados. Agotados??!!!! Pero entonces por qué no he visto a nadie con cubrebocas?? Es más, por qué, incluso, nadie parece ni enterado?? Luego vi cómo le vendieron a la amiga de la cajera y a mi me los negaron... No es por ser mal pensada, no es por intuir que los estén escondiendo.... Nooooo para nada.

Es más, quizá el hecho de que le vendieran unos a la amiga de la cajera y a mi me dijeran "hijole eran los últimos" ni siquiera es sospechoso. Soy una malavibra incorregible.

Lo cierto es que el asunto de los cubrebocas ya comienza a generar algo de preocupación. También es coincidencia que para todas las farmacias lleguen el miércoles... uhmm algo no va bien.

El sábado me habló el niño de los ojos tristes para decirme que algo está pasando, que es grave y no está por demás tomar precauciones. Como buen médico, está asustado. Ayer me surtió de cubrebocas y me dijo con ese tono serio que suele tener en ciertas ocasiones "cuidate bichito". "Lo bueno es que a los bichos no nos pasa nada, y si además soy Residuo Tóxico, ya sabrás..." Sonrió triste, como desde hace algunos años es su sonrisa, me mandó un beso al aire (por aquello del contagio) y me dijo "Esto es serio". Demonios, odio cuando aplica ese tono.

Hoy llegué a la oficina y fuí la única con vestido, zapatos y cubrebocas verde. Voltearon a verme con cierta desconfianza. Tengo un gel antibacterial en el cajón, otro en la bolsa y otros 30 en casa para compartir. No sé si sea político, no se si sea castigo divino o de la naturaleza o de la energía o de los mayas o como sea, no sé en qué grado es prevención o pánico, quizá como dijera Fox "no hay que leer los periódicos para ser más felices" y el que nada sabe nada teme...

Pero hay miedo, y yo prefiero exagerar...

1 comentario:

Rodion Romanov Rashkolnikov dijo...

El tapabocas sirve de poco para no contagiarse. Sirve para que no salgan de los infectados, asíq euni te aflijas mucho por conseguirlos.

No te enojes con la gente, ellos hacen lo que Lopez Doriga diga.