lunes, 26 de mayo de 2008

Vigilar hormigas y leer Rayuela me han puesto de un humor extraño. (suspiro). A propósito de esto una linea me ha hecho recordar uno de mis poemas favoritos (Cap. 17). El libro me lo regaló Saute cuando todavía compartíamos poesía (suspiro, lagrimita, suspiro). De Gabriela Aguirre premio Elias Nandino 2003, sin título. El libro deben leerlo se llama La Frontera un Cuerpo, ahi va (suspiro bieeeeeeeeeeeeeeeen profundo):

Venías de otro sitio
y hablabas de tu país
de la música encerrada
a propósito
en tus oídos.

Yo te miraba
como se mira en un museo
la piel de un personaje
que casi puede tocarse.

Y veía en tu boca abrirse
puertas ventanas tragaluces
porque (tiempo después lo supe)
tu habías inventado el mundo
con las yemas de tus dedos, príncipe
de castillo como soles
que giraban en tus manos.

Habías venido a este lugar para escribir,
me lo dijiste entre un cigarro
y las tres de la mañana.
Pero te dolía el mundo, Horacio,
te dolía eso que habías dejado,
tus amores tus canciones.

Y sé, porque también lo dijise esa noche,
te dolía no estar del todo,
vivir con toda esa nostalgia
en un departamento pequeño
y caminar en una ciudad sin jardines
que te atravesaba la memoria.

Querías regresar a tu ciudad
(eso lo sé porque yo también lo sentí
entre nombres escritos en otro idioma
y una bandera que se agitaba, fuerte,
entre dos ciudades)
Querías regresar,
huir de este desierto
desierto de peatones de ríos de jacarandas.

Y nos fumamos otro cigarro
(yo que nunca había fumado de este modo)
y tu me decías que no escribías
que te angustiaba la imposibilidad de la palabra.
Y cómo no te dije, Horacio, que en ese mismo momento
estabas escribiéndome una historia
(tu pelo caía en tu frente mientras hablabas).
Cómo no te dije
que después soñé contigo y tus palabras
con tu espalda sin conocerla.
Cómo no te dije que se me ocurría que ahí
en tu piel en tus labios
la poesía hacía túneles
para habitarte.

Sí, volveras a tu país algún día
extranjero de mi cuerpo.

Y será solo esto que ahora escribo.

De verdad pienso que acabaré amando y odiando Rayuela...

1 comentario:

Rubas dijo...

Ahhhhhhrghhh!!!

Poesía!!!

Ayyyy. Mis ojos!!!!


"me lo dijiste entre un cigarro
y las tres de la mañana.
Pero te dolía el mundo, Horacio,
te dolía eso que habías dejado,
tus amores tus canciones"

Rayuela Rules!!!