sábado, 1 de agosto de 2009

Felicidad

¿Es usted feliz? Disculpe mi atrevimiento querido lector, no estoy cuestionando su manera de ver la vida ni le pregunto si está conforme con lo que tiene o si está de acuerdo con la humanidad y sus deshumanidades, sólo le pregunto ¿es usted feliz? Si la respuesta es afirmativa, siga leyendo. En el caso contrario le invito a tomarse una taza de café con sal para que sepa lo que realmente es sufrir y cuando se sienta feliz regrese.

La felicidad ha sido menospreciada, es poca la gente que se siente dichosa al despertar, solamente porque sí, porque el día esté soleado o nublado, porque hay motivos para levantarse, porque hay gente para ver, porque se existe. Y no hablo de esa sonrisa instantánea que dura solo un momento por haber hecho bien algo, por conseguir aquello deseado, porque las cosas salieron según los planes. Me refiero a ser feliz, sin más, sin explicación.

Y digo menospreciada, porque al referirme a la felicidad sin explicación llegarían los analistas a cuestionar mi salud mental. No estamos tan acostumbrados a hacer las cosas así, sin motivos. Esa era mi eterna lucha al hacer mi tesis de licenciatura cuando al aparecer el famoso “¿para qué?” yo contestaba “para nada, para liberar mi curiosidad”. ¿Acaso no es sano de vez en cuando hacer las cosas sin un fundamento? Vaya, si la locura de algún modo debe salir… (por cierto, esa tesis nunca la hice)

Inmadurez, dirían algunos. Libertad, por otro lado. Regresar un poco a la simplicidad de la niñez. Sí, ya se que hay crisis, que los políticos corruptos, que la lucha contra el crimen organizado, y sin embargo nada se resuelve pero bien nos sirve de pretexto para seguir detenid@s.

En realidad las rutinas, la falta de organización, el tiempo, el estrés, el estúpido conductor que va al lado, son motivos suficientes para que el estrés se apodere de la vida, la frustración se asome, el “yo no quería estar aquí” “yo debería estar en otro lugar” llegan y es en ese momento cuand@ uno se da cuenta que no, la felicidad decidió no asomarse por la ventana.

Muchas personas se empeñan en decir que la vida es difícil, que no hay trabajo (corrección: un trabajo de calidad), que el mundo es una jungla donde el fuerte se come al débil, la violencia nos sobrepasa, el dinero escasea, el amor también, no hay razones para disfrutar. Como diría mi hermano, que habla poco pero es un sabio, “al amargado nada le parecerá suficiente, porque está amargado”.

Y es que el mismo tiempo dedicado a quejarse de lo injusto de la vida, del sistema, del desamor, de la falta de oportunidades se le puede dedicar a crear un bonito “me vale”, seguir con las reglas propias y conjugarlas con quienes se quiera o puedan conjugarse.

No, no me he recetado el nuevo libro de la felicidad ni he experimentado con hongos ni soy alguien a la que le suceden las cosas fáciles. Es solo que no tengo cortina en mi cuarto, todos los días me despierto desempleada, sin dinero, a las 10 de la mañana con el sol en la cara y se siente muy bien. Las mejores cosas de la vida se sienten y señor@s mí@s, no hay nada mejor que sentir. Ahora, por favor, sea feliz.

Puntos Suspensivos: Manuel Ferreyra dice: Ahora que es temporada de lluvias les recomiendo ampliamente sentir la lluvia, mojarse rico y no tenerle miedo al agua, porque cuando se mueran no van a sentir nada, ni la lluvia ni el frío ni nada (y se van a morir, eso se los prometo).

7 comentarios:

Rodion Romanov Rashkolnikov dijo...

Me encanta la nueva actitud. Me preocupa que sea tan pasajera como la anterior actitud :) :(

Pink dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYY NIÑA TOXICA, a veces como hoy te leo y pienso: acaso me leyó la mente o que pasó? tienes tanta razón y debo confesarte que anoche o mejor dicho hoy en la madrugada mi primer amor imposible me tomó por la cintura y espalda mientras bailabamos "El lado oscuro" de jarabe de palo y "Y sin embargo" de Joaquin Sabina" y que demonios, LO SENTÍ, y confieso que me sentí feliz...

Tienes taaaaaanta razón, seamos felices. Aunque la vida sea más compleja de lo que parece a nosotros nos toca tomarnosla simple y como bien dices SENTIR.

Un abrazo.

Pink

Residuo Tóxico dijo...

Rubas: recuerda que soy maniacodepresiva!! vamos, soy yooo
Pink: Oh amores imposibles!!

Simbad de la Porra dijo...

y con ustedes . . .(redoble de tambor) . . . Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

ptrrrrrr!

Papillón dijo...

Cómo dice Séneca, las fieras huyen de los peligros que ven, y cuando han huido están tranquilas: nosotros nos atormentamos por el futuro y el pasado...que no?

TheHinduBoy dijo...

¿Y qué pasa si ha uno le gusta ser infeliz?

Residuo Tóxico dijo...

Simbad: Eres mi prueba de que la felicidad está menospreciada.

Papillon: Y por el presente y por el pasado idílico y el futuro que no va a llegar y por mil cosas, creo que la respuesta radica precisamente en eso, en simplemente disfrutar

TheHinduBoy: si a uno le gusta ser infeliz significa que estudió en la Latina con tanto seudointelectual emo que nos contagiaron un poco ese gusto por lo amargo