jueves, 30 de julio de 2009

Será?

Después del festejo viene la calma. Llega el periodo constructivo: 50 días después del cumpleaños que serán decisivos para los meses siguientes y no se pero inevitablemente llegan a mi las preguntas eternas: ¿a dónde voy? ¿son mis planes equivalentes a los que tiene la vida para mi? ¿cuántas veces puedo cambiarlos? ¿cuál será el mejor camino? ("estoy seguro, que dirías que tome aquel, el que me lleve más lejos" dirían mis años mozos al lado de Fernando Delgadillo) es más... ¿existe un camino?

También se que pienso demasiado lo cual no resulta tan provechoso y por más que quisiera actuar de plano no se ni para dónde darle.

Estaba en esas reflexiones cuando, sin darme cuenta, ya tengo 3 compromisos diferentes de trabajo. Solamente una ofrece un salario fijo, la segunda es por pura buena onda y la tercera tiene una promesa a futuro (y ya sabemos que esas no cuentan). No tienen nada qué ver entre sí y al final quizá me lleven a encontrar una respuesta. Si no, por lo pronto ya estoy ocupada.

Pero ¿trabajar a mi ritmo ganando lo que yo produzca y sin que nadie me moleste? ¿estoy preparada para tal responsabilidad? Mientras más lo pienso, más me gusta la idea. Después de todo así empecé, yo les hacía los trabajos a mis amigas en la prepa y no me iba tan mal ($$$) ¿Yo como freelance? Quizá sea la opción.

Ofrezco entonces mis servicios como LCC. Especialidades? Redacción, audio y video en ese orden. Interesados por mail o en los comentarios. También hago trabajos de prepa todavía.

Esto del tiempo libre tiene sus ventajas: hay lugar para la familia, Mr. Vox, l@s amig@s, aceptar chambas, chambitas, chambotas sin remordimientos, tener una columna semanal, ser dama en las bodas, ir al cine, en fin hacer lo que me gusta.

Venga entonces esta nueva etapa!!

Y hablando de hacer lo que me gusta... SIIIIIIII LATAAAAA SI QUIEROOOOO !!!

1 comentario:

Simbad de la Porra dijo...

ahhhhh

nada como vivir la época en que no existe la emancipación.