lunes, 7 de septiembre de 2009

Grito

Septiembre es un buen mes para dar el grito y ya circulan por las avenidas las réplicas de las banderas mexicanas, las luces y los adornos tricolor que nos recuerdan que estamos en el mes patrio, exaltan el nacionalismo, aplauden, alardean del Viva México. Porque México vive, a pesar de cada uno de nosotros.

No se confunda amad@ lector, usted sabe que yo soy nacionalista, que me encanta la comida, las costumbres de mi gente, las calles que he pisado. Sé, porque lo vi con estos ojotes, que nuestro país tiene una riqueza incomparable en productos naturales, tenemos agua, maderas, especies animales y vegetales que nos acabamos poco a poco porque no todos sabemos cuánto valen y en esta inocencia típica del mexicano (porque si, somos reteinocentes) creemos que es eterno.

En este mes se recuerda cuan especiales somos, comenzando con el informe del presidente al que ya pocos ponen atención pero que en realidad está lleno egolatría, (el culto a su persona y a sus excelentes ideas). Luego la fiesta de la “libertad” cuando los niños no sabrán a qué se refieren porque ya les quitaron la Conquista y la Colonia de los libros de texto. Pero ¿qué importa? Si el chiste es festejar ¿no? Aunque sea algo sin sentido. Pero eso tampoco importa porque ahorita todo mundo hacemos alarde al respecto, pero luego se nos va a olvidar.

Como se le olvida al gobierno estatal que tiene una deuda pendiente con los morelianos. Que todavía no se entregan todos los apoyos a las víctimas del 15 de septiembre pasado. O a ver, explíquenme ¿se los piensa entregar en una ceremonia especial a un año de aquella noche, para hacerlo público, llamar a los medios y luego salir como si nada hubiera pasado, tan tranquilo tan ecuánime, tan correcto? ¿O eso ya se le olvidó, como se le olvidaron las amenazas que existieron antes de aquella masacre? No señores, si lo volveré a decir cuantas veces sea necesario: eso de perder la memoria no nos deja nada bueno.

Por eso, ante el asombro de muchos habrá verbena el 15 de septiembre, eso es seguro. “Para que vean que los michoacanos somos valientes, no caemos en provocaciones y no para nuestra felicidad ante amenazas de gente mala que solo quiere descontrolarnos” A ver, nuevamente: ¿gente mala, como los malos malotes de las películas o de los cuentos o de esos que solo nos quieren hacer sufrir? No, no, no, se llama Crimen Organizado (mejor organizado que las autoridades, definitivamente) y aunque sea considerado como “asunto federal”, la gente muere en las avenidas, carreteras, calles michoacanas. Que eso tampoco se nos olvide.

Hoy recibí en mi correo otra propuesta para festejar la libertad. Dice: “este 15 y 16 de septiembre démosle la espalda a nuestros gobernantes. Dejemos que ellos solo celebren las fiestas patrias. Que por primera vez en la historia de este país, el grito de independencia y libertad sea un gran silencio de inconformidad y disgusto. Que sientan que nosotros también podemos darles la espalda. Esto es lo que mueve, esto es lo que hace reaccionar, esto es saber que es tener a un país secuestrado, vivimos a la zozobra, entre rejas en nuestros hogares y comercios, con blindajes de todo tipo…” y continúa con más.

Y aunque pienso que estaría rebueno hacerlo, se que la propuesta no tendrá eco. Sin embargo no me quedaré con las ganas de invitarlos a proclamar la libertad, como sea, con gritos o silencios pero no esa libertad obtenida hace casi 200 años, sino la diaria, la que ya no quiere tener miedo, la que anhela pasar por avenidas sin temor a ser parte o ver una balacera, la que se ejerce con responsabilidad, la que avanza y no da vueltas en círculos cometiendo los mismos errores. De esta manera, la patria no solamente festejará en septiembre.

Puntos suspensivos: Señor Gobernador: Otro subsecretario, que tampoco se le olvide.

1 comentario:

Simbad de la Porra dijo...

te apoyo, mejor me voy a Bronswville esos días.

Eso.....es nacionalismo. . .americano, pero nacionalismo al fin