jueves, 8 de enero de 2009

2009

No andaba muerta, andaba de parranda y vaya parranda. Miren que me aventé larguita la fiesta con el maratón Lupe – Reyes, ahora sufro las consecuencias: 3 kilos de más, unas ojeras que me llegan hasta las rodillas además del sueldo de enero más que endeudado. ¡Bah! Debí haberle hecho caso a los consejos financieros pero pudo más el placer que la prevención, tal como dijo una nueva amiga: “estoy consciente que son tiempos difíciles, debemos ahorrar… ¡Ay pero me gana el hedonismo…”

Actualizamos: esta que se encuentra del otro de a hoja cerró el 2008 satisfecha. Si bien esperé un año de cambios radicales, la vida se encargó de burlarse un par de veces de mis sueños para mostrarme que la vida es mucho mejor cuando una se encuentra despierta. Así que no obtuve todo cuanto esperaba, en cambio obtuve gratas sorpresas.

¿Recuento? Ok, vaya por su paréntesis de enero del 2008 y consultemos juntos los propósitos: No dejé de fumar, bajé de peso gracias a que me quité el estrés, sacamos a la luz pública esta sección de artículos, acepté mi lado oscuro y me encantó, sumado a todo, conseguí un novio indecente (jeje). Tal vez lo único que me falló fue eso de tener amigas decentes. En esta época de carestía de amistades, me quedé con las mismas que no aunque no logren del todo reivindicarse en aquello del buen comportamiento social, lo intentan, hacen su mejor esfuerzo.

Les fallé con eso de los ritos de fin de año. Esta vez no hubo más que las uvas y mucho apapacho. Lo malo es que en cada una pedí 12 deseos, los cuales implican 12 condiciones más, que si lo multiplicamos nos quedan algo asi como mmm calculadora de windows mmm 12*12*12 enter 1728 más los que se sumen con pestañas caídas, velitas del pastel, monedas de la suerte…

Por eso nada más les comparto los más importantes:

1) Dejar mis conflictos al momento de escribir, soltarme más; 2) Que escribir sea una actividad redituable; 3) Hablando de eso, que el empleo no peligre; 4) Y si no es mucho pedir, que en Morelia los sueldos para profesionistas sean mayores a los 4 000 como empleado y 10 000 como jefe (¿o me voy muy alta?); 5) Que las rentas bajen; 6)Que los intereses crediticios también; 7) Ver muchas películas de terror buenas este año; 8) O que me cuenten buenas historias aunque no sean de horror; 9) Tener muchos temas de conversación o por lo menos para chismosearles cada viernes; 10) No visitar el hospital, ni al traumatólogo, ni a la cirujana y si es posible ni a la dentista; 11) Dominar mis impulsos de compra (aunque implique llevar a la quiebra a las de la oficina); 12) Aunque me queden 1716 deseos más, con este terminamos, para mi es el más importante: poder teletransportarme, estar en 1 minuto en la oficina y a lo mucho hacer 15 minutos a Baja California Sur…

Terminaron las fiestas pero que el ánimo no decaiga. Todavía nos faltan los tamales, los corazones de chocolate, los huevos de pascua, los chiles rellenos para la cuaresma, el calor de la primavera, las graduaciones y fines de ciclo escolar, mi cumpleaños en verano, las fiestas patrias, días de muerto. Otra vez Navidad y Año Nuevo. ¿La crisis? No pensemos en esas cosas….

3 comentarios:

Kisath dijo...

que??? Como que no tienes amigas decentes??? Me considero al menos un tanto "desentona" jajaja....

Cristina dijo...

Wellcome back!
uff 3000 km...

The Virus Evad dijo...

el 10 creo que lo ponemos todos en nuestras listas, lastima que terminamos cayendo, como dices: puede mas el placer!!!