sábado, 22 de noviembre de 2008

Muñecas Adentro

Me encontré con el amarillo de Luis Guzmán. Fue lo primero que vi cuando llegué a la expo de fotografía, pienso que nadie podría hacer mejor ese trabajo de colores chillantes, contrastantes a su personalidad retraída. Él se considera depresivo, yo más bien lo considero como autista, con el encanto propio de los creadores, siempre en introspección.

Sábado 8 de la noche dentro de una plaza en construcción de ser muy nice. Tarde para variar, subo corriendo las escaleras eléctricas, al fondo la gente platica, brinda con su artista. Los tonos resaltan, las fotografías contrastan y todas, muestran las obsesiones de Luis: la femineidad, la mujer, la perfección, la belleza, pero sobre todo, la luz. Ahí está la serie de diez fotos llamada Muñecas Adentro. El lugar resultó ser el ideal, el cliché femenino adulto ¿Qué mejor que estar rodeado de aparadores y compras? Desde ahí intuimos el juego.

No puedo tener otra opinión más que decir “la exposición es muy Luis” y para quien no conoce al fotógrafo puede imaginárselo: físicamente, muy delgado, flaco de hecho; alrededor de 170 cm de estatura, pelo corto, una barba que intenta salir, piel aceituna, es más, si él tuviera un color sería ese, verde olivo; mueve mucho las manos de largos dedos cuando habla; mirada expresiva, sus ojos intentar salir para conversar también. Su manera de ser versátil le ha mostrado el mundo, por eso puede darse el lujo de jugar con gamas chillantes o con sombras profundas. Todo el tiempo está en constante pregunta (tal vez por eso sus silencios prolongados), es sumamente observador, aprehensivo, tiene un aire nostálgico; sin embargo no entra en el clásico artista oscuro, es más bien, un chico popular, invitado a todas las fiestas; no le aterra perder la pose ni el estilo, tampoco le interesa descubrir en su obra la reivindicación de la fotografía ante el diseño, al contrario, él explota cualquier recurso para crear imágenes.

Las muñecas muestran el lado infantil, juguetón, que no inmaduro del autor. ¿Por qué muñecas? “Porque siempre me han gustado las niñas, así chiquitas, y me gustan sus rasgos, sus gestos, y aunque me atraen las caras aniñadas no me gustan las adultas que se portan como bobas, por eso las muñecas, si te fijas todas son como mujeres aferradas a la infancia…” Así, representa en su trabajo aquello que ama y detesta, como para enfrentarlo, a su vez, enfrentarse.

Podemos encontrar en la serie, fotos sugestivas color amarillo, rosa y verde como aquellas donde predominan los grises y el negro. Pelucas, pestañas postizas, accesorios grandes, el busto de una muñeca vieja a medio peinar, de vestidos muy elegantes, con enormes ojos y rasgos delicados. Tal como es su ideal de mujer.

Las muñecas de Luis Guzmán son bellas, siniestras, nadie sabe qué se oculta detrás de su expresión. La cámara solo captó el momento en que salieron del baúl. Algunas esperan, otras cuidan, quizá una haga travesuras, todas irán a jugar.

4 comentarios:

Rodion Romanov Rashkolnikov dijo...

¿Y las fotos?

Anónimo dijo...

ashh yo quería ir :S

Cristina dijo...

a donde voy a verlas?

salu2

Latamoderna dijo...

Yo quería verlo... pero pues está lejos.

De hecho la guera me envió la invitación y publiqué su video de youtube... pero no es suficienteeee.

No vi mas que una.